El pensamiento del hombre moderno

El hombre se resume en pasión y deseos, sueños de grandeza, aspiraciones y anhelos que inundan su mente, y que en muchos casos no le dejan dormir en santa paz.  Esos deseos le mueven a realizar actos. Esos actos pueden tener carácter benévolo o maligno. El lema “el fin justifica los medios” parece cobrar sentido y le queda como anillo al dedo. El hombre desea admiración y reconocimiento de los suyos y de los demás; desea satisfacer sus más bajos instintos (alimento, gratificación carnal, etc.); desea poseer objetos materiales para evitar el sentimiento de abandono y desprotección, el vacío de su mente o hasta el hueco existencial de su vida misma.

El dinero es el medio por el cual puede obtener todas esa “protección” que tan desesperadamente busca y quiere conseguir. El dinero es el único y verdadero dios a seguir. El dios que el hombre ha creado y se niega a abandonar. El dios que, si uno es fiel a “él”, concederá al hombre todo lo que desea o cree desear. Por dinero, el hombre será capaz de hacer lo innombrable, dejará a un lado sus “principios” y “valores”, será un siervo fiel que dejará pisotear la dignidad y la honorabilidad que alguna vez creyó tener. Y es que el dinero es un dios celoso y no acepta competencia. Estás con “él” o simplemente no lo estás.

La moral y las buenas costumbres pueden ser un obstáculo para las mentes pequeñas que quieren saltarse el camino de la rectitud para alcanzar sus objetivos (dinero). Buda ya lo había advertido: el deseo es el origen de todo dolor y sufrimiento. Las personas desesperadas o no por tener dinero conseguirán, en muchos, el dolor y sufrimiento de los suyos o de los demás por caminar en un rumbo de sombras y oscuridad.  En la actualidad observamos muchos ejemplos de como la ambición de unos cuantos puede llevar a la perdición de la mayoría. Hombres y mujeres que se valen de todo tipo de engaños y artilugios para embaucar y sacar provecho de las personas.

También podemos observar la insatisfacción, la envidia, los celos que  pueden provocar la riqueza y ostentosidad  de unos cuantos. La gente vive amargada por lo que posee y lo que no puede poseer.  El pobre anhela las posesiones materiales y reconocimiento general que posee el rico. El rico, aunque no lo parezca, envidia el apetito autentico del pobre. El rico comerá muchos y exquisitos  manjares, pero nunca quedará satisfecho. Nunca conocerá el verdadero apetito y hambre que solo los pobres padecen. El rico tratará de llenar ese vacío y hueco emocional sin lograr efecto alguno.  La contradicción es una peculiaridad que esta presente en todo hombre. Si obtienes algo, siempre quedará esa parte vacía que no alcanzamos a comprender que es. Si no lo obtienes, siempre estarán los fantasmas rondando como pensamientos recurrentes. El fue y no será. El que fue y ya no es. El todo y la nada.

¿Y qué pasa con el “buen hombre”? ¿Qué pasa con el hombre auténtico? Pues el hombre auténtico ve al dinero como lo que es:  un medio para subsistir, nada más. El dinero no es un dios a seguir. El hombre auténtico considera que el dinero puede traer estabilidad a su esfera personal y familiar. Reconoce que la ambición esta presente en la humanidad. Que habrá que tener cuidado en no caer en el circulo vicioso del hombre común:ese hombre simple y común que se exhibe como lo que no es, que presume lo que no sabe y no tiene; el hombre moderno que solo sirve para procrear y traer más sufrimiento al mundo.

Depende del hombre auténtico convertir su mundo en algo mejor, enseñar el camino recto que conduce al bienestar de todos. Su arma será una filosofía viva, una filosofía práctica. Pitágoras, Buda  y otros más fueron uno de ellos. Tristemente nadie les hizo caso. Sus palabras solo fueron palabras. La gente hizo oídos sordos  a palabras vivas. Sus enseñanzas y descubrimientos están presentes en nuestra época.Sin embargo, al hombre simple y común moderno parece que no le interesa. El hombre común solo busca el dinero. Las filosofías no son de su interés.

El hombre auténtico esta solo, tendrá que encaminarse hacia un rumbo desconocido e inhóspito. Su tarea de vida es mostrar que se puede vivir de otra manera. Una manera en la que todos vivan en paz. Es una tarea ardua  que solo unos cuantos se atreverán a realizar.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s